¿Qué diferencias existen entre hombres y mujeres adictos a drogas de abuso?

Las investigaciones actuales indican que las mujeres dependientes a drogas de abuso difieren de sus contrapartes masculinas en formas específicas: patrones de uso de drogas, características psicosociales y consecuencias fisiológicas del uso de drogas, entre otros:

 

# Mujeres adictas Hombres adictos
1 Más abuso de drogas lícitas (tranquilizantes, sedantes, hipnóticos y los estimulantes). Más abuso de drogas ilícitas.
2 Inició el uso de drogas repentina e intensamente. Inició el uso de drogas gradual y progresivamente.
3 En su familia hay uno o más miembros que también son adictos. No hay patrón familiar específico.
4 Adicción a más de una sustancia que altera el estado de ánimo. Adicción a menos sustancias a la vez.
5 Usan más drogas de forma aislada y privada que en lugares públicos, como en el hogar. Usan más drogas en bares y en otros entornos sociales.
6 Iniciaron consumo de drogas después de un evento traumático específico en sus vidas (incesto, violación, enfermedades físicas repentinas, accidentes e interrupciones en la vida familiar). No se reportan eventos específicos que marquen el inicio del uso de drogas.
7 Recaída en uso de drogas asociada con los recuerdos de los eventos que iniciaron su uso. No se asocian las recaídas con eventos específicos.
8 Más probabilidades de experimentar trastornos afectivos. Más probabilidades de demostrar un comportamiento sociópata y participar en actos delictivos.
9 En niveles socioeconómicos bajos, apoyan económicamente sus hábitos de drogas a través del hurto y la prostitución. En niveles socioeconómicos bajos, apoyan económicamente sus hábitos de drogas a través del robo y la estafa.
10 Más probabilidades de enfrentar acciones civiles relacionadas con custodia de menores, separación y divorcio, y disputas entre propietarios e inquilinos, etc. Más probabilidades de participar en acciones penales relacionadas con actos delictivos, homicidios, robos, etc.
11 Mayores niveles de culpa, vergüenza, depresión y ansiedad sobre su adicción. Menores niveles de culpa, vergüenza, depresión y ansiedad sobre su adicción.
12 Mayor preocupación por sobrevivir y minimizar la incomodidad que seguir adelante. Mayor preocupación por seguir adelante que por sobrevivir y minimizar la incomodidad.
13 Más propensas a ser cuidadoras primarias de los niños. Menos propensos a ser cuidadores primarios de los niños.
14 El cuidado infantil es un pretexto importante para la participación en el tratamiento. Utilizan otros pretextos para la participación en el tratamiento.
15 Mayor temor por renunciar al rol de cuidadora de la familia para ingresar al tratamiento que los hombres. Menor temor por renunciar al rol de cuidadora de la familia para ingresar al tratamiento que los hombres.
16 Experimentan más culpa y vergüenza al reconocer su uso de drogas e incapacidad para mantener la sobriedad. Más probabilidades de experimentar la negación de su problema de drogas.

 

Fuente: Zlupko, L., Kauffman, E., Morrison, M., 1995. Gender Differences in Drug Addiction and Treatment: Implications for Social Work Intervention with Substance-Abusing Women. Soc. Work 40, 45–54.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra
× ¿Cómo puedo ayudarte?